Acodado aéreo de un madroño

Hay muchas maneras de propagar un arbusto, por semillas, esquejes, división de mata… Gran variedad de arbustos y trepadoras se propagan mediante el acodo,  de manera natural o mediante técnicas de acodo. Cuando queremos acodar un arbusto, pero sus ramas difícilmente llegan al suelo, tenemos que recurrir al acodo aéreo para reproducir nuestro arbusto.

  • En primavera, selecciona un tallo del crecimiento del año anterior y limpia un tramo de 20 cm de hojas y vástagos laterales.
  • Envuelve el tallo con un cucurucho de plástico negro, cerrando la parte inferior con un cordel, cinta o alambre.
  • Hay que rellenar la bolsa del acodo con una mezcla bien aireada de turba o sustrato de arraigue.
  • Para estimular el desarrollo de raíces, se suele “herir” el tallo. En nuestro caso aplicamos un corte longitudinal, en el sentido del crecimiento, y lo rellenamos de musgo.
  • Se termina de rellenar el acodo, se riega hasta estar humedecido y se cierra el acodo presionando bien el sustrato.
  • Vigilar que mantenga la humedad durante todo un año. En la primavera siguiente vigilar si ha enraizado, cortar por debajo del acodo y trasplantar a un sitio protegido. Si no ha enraizado, cerrar el acodo y mantener unos meses mas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada Obligatorio *